logo

troqueladora manual para realizar flores para tocados | tocados valencia tocados de novia valencia | proceso de montaje de tocado de novia tocados de novia valencia | detalle de proceso de montaje de tocado de novia

TÉCNICA ARTESANA PARA LA ELABORACIÓN DE TOCADOS DE NOVIA EN VALENCIA

La flor de azahar, conocida también como la flor del naranjo, es la protagonista de esta técnica. Estas flores pueden ser de cuatro o cinco pétalos. Del Valle reproduce estas flores en los tocados de novia, ya que, antiguamente la flor de azahar simbolizaba la pureza.

Un fino alambre es el comienzo de lo que será un delicado tocado de cera. Para empezar, con papel de seda, se envuelve el pistilo junto con el alambre, que permitirá dar la forma deseada a la parte central de la flor. Uno a uno, se van envolviendo con papel de seda y sumo cuidado, los tallos de los pistilos.

A continuación, se elaboran con precisión los pétalos que envolverán el pistilo:

Para ello se procede aplicando la Técnica de las Flores de Tela: se dispone el tejido en los bastidores y, una vez tensado, se le da un "apresto" para endurecer la tela. De este modo, la tela no se deshilará. A continuación y dado el diminuto tamaño de la flor se troquela la tela para obtener los pétalos de azahar con la troqueladora manual.

Una vez obtenidos los pétalos éstos se moldan uno a uno (se les da volumetría para que se asemejen al pétalo natural) con diversas herramientas, algunas de las cuales tienen más de dos siglos de antigüedad. Se les va dando la forma deseada con delicadeza, trabajando cada pétalo de una manera diferente, para reproducir la singularidad de la flor de azahar.

A continuación se ensamblan los pistilos con los pétalos para conformar cada una de las pequeñas flores.

Posteriormente se van sumergiendo, CADA UNA DE LAS FLORES Y CAPULLOS que compondrán el tocado, en cera calentada al baño María. Esta cera también está elaborada artesanalmente con una receta centenaria y secreta que tan solo las artesanas Del Valle conocen ( y que les transmitió su Maestro Emilio Sempere). En algunas ocasiones, antes de sumergirlas en cera, se les da pinceladas de tintado amarillo a la tela, para lograr un mayor realismo. Tras un primer baño de cera, se dejan secar hasta solidificarse y se vuelve a repetir la operación de inmersión de las flores en cera tantas veces resulte necesario hasta conseguir el aspecto deseado. Una vez obtenido se limpia meticulosamente a mano cada pistilo y se procede a confeccionar el tocado, utilizando hilo de seda para un acabado preciso y realista.

El resultado es un tocado sublime e irrepetible, donde se puede percibir la calidad de un trabajo en el que se han realizado a mano hasta el más mínimo de los detalles.

<Home

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más información